Muebles

Tipos de estanterías para el hogar

Hoy en día existen muchos tipos de estanterías para el hogar, pero os hablaremos de los más habituales.

¿Qué es una estantería?

Se trata de una estructura donde almacenamos, exponemos y ordenamos nuestros objetos personales. Las estanterías normalmente están constituidas por una serie de baldas, anaqueles o estantes, soportados por un armazón que da unidad y consistencia al conjunto. También existen modelos colgantes o en voladizo.

Existen distintos modelos y capacidades, diversas medidas y formatos, pueden ser modulares o elementos compactos con una forma definida. Para cada uso, hay una estantería idónea, dependiendo del peso, dimensiones y formatos de los objetos, libros, archivos o cajas que debamos almacenar.

Estantería de metal

Se trata de una estructura generalmente fabricada para soportar bastante peso, con aplicación más orientada a almacenaje industrial, pero que hace años que ha entrado a formar parte del interiorismo doméstico.

Su estructura suele tener unos montantes (o “escaleras”) de hierro, acero o aluminio y las baldas pueden ser metálicas o de madera. Las de mayor capacidad de carga suelen tener las baldas metálicas y van atirantadas para asegurar la estabilidad.
El ensamblado es mediante tornillos –en retroceso porque requiere más tiempo de montaje- y mediante martillo de nylon.

Este tipo de estanterías entraron en el hogar para el almacenamiento en el garaje o el trastero, pero en la actualidad, hay modelos cuya estética encaja en el salón o la zona de trabajo. Las más habituales son las estanterías de diseño industrial, son las más vendidas y buscadas a nivel internacional.

Estantería de madera

La estructura tradicional de la estantería para el hogar, anteriormente tenía puertas que encerraban el contenido. Actualmente, son en su mayoría abiertas para tener a mano los libros, colecciones, cajas y elementos decorativos que situamos en ella. Esto permite también una mayor ligereza visual en la habitación dónde tengamos este mueble.

Algunas estanterías de madera tienen laterales perforados a diversas alturas en su cara interior. Esto nos permite variar la altura de los estantes a nuestro antojo.
Si bien las estanterías solían tener un fondo de madera, la tendencia actual es dejar abierto ese fondo y, por tanto, que se vea la pared que hay detrás.

Dentro de las estanterías modulares, tenemos algunas formadas por cubos o rectángulos. Gracias a ello, dependiendo como las dispongamos, adoptarán formas con personalidad propia.

Algunos modelos de estanterías los podemos usar como elemento divisor entre dos espacios. Las de madera, sean en acabado natural o pintada, se convierten en un elemento decorativo con el que podemos separar sin cerrar áreas de una habitación alargada o de dimensiones generosas.

Estanterías colgantes y en voladizo


Otra tendencia actual es la aparición de estantes colgantes mediante cuerdas de cáñamo o sisal, que te aportarán un toque desenfadado en el espacio donde las instales.

Este tipo de estantería recuerda a los columpios, porqué su concepto es el mismo y en algunos casos se utilizan los mismos materiales.

Finalmente, el clásico de las baldas adosadas directamente a la pared. Nos permiten colocar objetos decorativos de menor peso pero que dan mucho juego visual.

Estantería de resina

Dentro de las estanterías de resina tenemos varios tipos de materiales, el más conocido es el plástico. Las formas son mucho más variadas que si las fabricamos con otro material, por su facilidad para darle cualquier forma.

No obstante, tienen varios inconvenientes y no recomendamos tanto su uso. Entre ellos, su durabilidad y que en la mayoría de casos no se producen de forma ecológica.

Estanterías decorativas

Estos tipos de estanterías están destinados a exponer objetos pequeños, de bajo peso, también en algunos casos delicados (que pueden requerir unas puertas correderas de vidrio) y suelen ser un elemento que destaca nuestras aficiones. Están producidas en diversos materiales (maderas naturales, metal, cristal…) y pueden ser por módulos para adaptarlas al espacio disponible y al volumen de la colección expuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *